La predicción

El 80 % de la información del mundo que nos rodea llega a nuestro cerebro humano a través del sentido de la visión. Es nuestro sentido más complejo y más desarrollado. Basamos en la visión nuestras decisiones durante el minuto a minuto, segundo a segundo de la práctica deportiva. También decidimos y actuamos según aspectos neurológicos y psicológicos que tienen que ver con lo aprendido. Por supuesto, que en ese aprendizaje la experiencia sensorial visual tiene un rol preponderante. Es así como en los deportes la PREDICCIÓN juega un rol fundamental. Un jugador de fútbol debe predecir la posición que tomara un pase que es lanzado por un compañero, un arquero debe predecir el efecto del viento en la flecha que se mueve hacia el objetivo, y un jugador de softbol debe predecir donde estará la pelota lanzada en milésimas de segundo para poder golpearla. Algo similar ocurre para el tenista, un golfista, un jugador de básquet, e incluso un boxeador. Y el secreto de esta predicción está en la información que el cerebro recibe por vía visual para el análisis, en la experiencia previa y destreza aprendida.

Ej Tiempo del jugador de softbol, milésimas de segundo para predecir

Funciones del sistema visual que juegan un rol en la práctica deportiva

Existen elementos de sistema visual que pueden hacer a la predicción y al desempeño en los deportes:

La AGUDEZA VISUAL es la capacidad de discriminar dos objetos separados por un ángulo determinado, nos permite ver “con nitidez” objetos a distintas distancias. Es una habilidad importante en todos los deportes, especialmente en disciplinas como el golf, o el tiro. La agudeza visual completa su desarrollo a los 6 años aproximadamente, puede medirse, y algunas personas tienen mejor agudeza visual que el promedio de la población.
Distintas enfermedades pueden alterarla. Los errores refractivos como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía son los más frecuentes. Aquí el secreto está en una buena corrección óptica, adaptada a las necesidades de cada deporte. Existen lentes específicas para cada situación, son ejemplo las lentes de contacto, que aumentan el campo visual, aportan estabilidad y menor sensación de cambio en el tamaño de la imagen. Desde la corrección óptica con distintos lentes, hasta la cirugía refractiva, existen múltiples opciones de tratamiento, evaluables para cada paciente, según su edad, su enfermedad, sus necesidades deportivas, y su seguridad. En los deportes de impacto el paciente se beneficiará si la graduación es plasmada en un lente deportivo específico (según normas internacionales) para protegerlo de los golpes o impactos de pelota.
También enfermedades de córnea y cristalino son capaces de reducir la agudeza visual alterando la transparencia o índice de refracción de las lentes naturales del ojo. Otras patologías de retina como las maculopatias heredadas, congénitas, o adquiridas son capaces de afectar gravemente la agudeza visual de una persona.
La agudeza visual es evaluable en consultorio con cartillas específicas, de lejos y de cerca, tanto para niños o adultos. El oftalmólogo diagnosticará la enfermedad, tratará en consecuencia, y hará la indicación de lentes específicos para actividad deportiva.

La SENSIBILIDAD AL CONTRASTE es la capacidad de discriminar un objeto del fondo en el que se encuentra, y se ve afectada por las condiciones de iluminación. Ayuda a identificar un objeto y calcular su distancia.
Puede afectarse en muchas enfermedades, por ejemplo, glaucoma, cataratas, maculopatias, vicios de refracción. Tal es así que un paciente puede tener muy buena agudeza visual, pero mala visión de contraste con gran afectación de sus tareas cotidianas.
La práctica de deportes que implican condiciones de iluminación medias o bajas como el tiro, el esquí, el ciclismo o el automovilismo se benefician de lentes con filtros que seleccionan ciertas longitudes de onda, permitiendo mayor transmisión de luz útil y mejor contraste. Esto reduce incluso el riesgo de accidentes y lesiones.
La visión de contrastes puede evaluarse con distintos test oftalmológicos como Visión Contrast Test System (VCTS) o Contrast Sensitivity Viewer (CSV).

VCTS test

La ESTEREOPSIS es la capacidad del sistema visual de componer una imagen tridimensional a partir de la imagen que reciben simultáneamente las retinas de nuestros dos ojos. Los deportes en donde la visión binocular tiene mucha importancia son los que requieren golpear una pelota en movimiento como el tenis, o el softbol. También es importante en el básquet, el boxeo, el automovilismo, el esquí, entre otros. Si bien su ausencia no es una condición excluyente para practicar actividad deportiva, el diagnóstico y tratamiento temprano de las enfermedades que la afectan es muy importante.
Las desviaciones oculares (estrabismo) afectan la visión estereoscópica, y dejan secuela definitiva cuando se presentan en forma congénita o dentro de los primeros años de la vida. Además, la visión estereoscópica se compromete cuando existen enfermedades que reducen la visión de un ojo con respecto al otro, como la ambliopía (ojo vago), los vicios refractivos (anisometropia), anomalías en la retina, entre otras. La detección temprana, el reconocimiento del problema, y el manejo adecuado hacen la diferencia.
La visión estereoscópica se mide en segundos de arco y existen test específicos para su cuantificación, incluso a temprana edad. Son ejemplos el test TNO, o el Random Dot.

TNO test

MOTILIDAD OCULAR
Permite explorar el espacio en todas direcciones. Los músculos extra oculares accionan en forma conjugada a partir de órdenes del sistema nervioso central, con gran precisión permiten seguir un objeto en movimiento. Estos movimientos llamados “sacádicos”, y “de seguimiento” son importantes en casi todos los deportes, principalmente los de pelota. Ciertas parálisis, traumatismos, y enfermedades endocrinológicas (ej. hipertiroidismo) son capaces de alterar este delicado funcionamiento, generando visión doble en todos o en algún campo de la mirada, lo cual resulta molesto e incapacitante. En el ámbito deportivo la dirección de la mirada varía continuamente, con gran dinamismo, y se hace uso de exigentes posiciones secundarias y terciarias de la mirada, no requeridas para otras actividades como la lectura, conducir o mirar TV.

CAMPO VISUAL
Se trata de la visión periférica, es decir todo lo que vemos alrededor del punto central de fijación de la visión. Permite mirar el aro, la red, o el arco al mismo tiempo que picamos la pelota, golpeamos con la raqueta, o hacemos un pase. La visión periférica no es muy precisa, pero es muy sensible al movimiento, y nos ayuda a ver a un adversario que se acerca, o un objetivo dinámico de interés.
Existen enfermedades que no comprometen la visión central, pero si reducen mucho la visión periférica, como por ejemplo el glaucoma, la retinosis pigmentaria, o enfermedades neurológicas que afectan la vía óptica. Además, en las miopías elevadas, el uso de lentes de mucho aumento reduce también el campo visual periférico, y en estos casos una corrección adecuada con un lente de contacto bien adaptado puede significar una gran mejoría de la performance deportiva y de la comodidad a la hora de hacer actividad física.
La visión periférica puede evaluarse en forma computarizada con un equipo que se llama campímetro (CVC), el cual determina la sensibilidad diferencial a la luz en los distintos puntos del campo visual. Es capaz de detectar pequeñas anomalías, con gran sensibilidad en la detección.

Campo visual computarizado (CVC)

DOMINANCIA OCULAR
Es la tendencia a preferir mirar con un ojo determinado (derecho o izquierdo), de forma que la imagen que capta prevalece sobre la del otro ojo en el proceso cerebral de la visión. Similar a lo que ocurre con la mano dominante (diestro, o zurdo). Un 80 % de la población tiene dominancia del ojo derecho, un 10 % del ojo izquierdo, y un 10 % indefinida. Esto es importante en disciplinas como el tiro con arco, o rifle.
El principal problema que podemos tener con respecto a este tema, es que el ojo dominante se vea afectado por alguna enfermedad o traumatismo, y al ver reducida su capacidad visual pueda afectar nuestro rendimiento. En ciertas disciplinas como el tenis que requieren coordinación mano-ojo o como el fútbol ojo-pie, las lesiones en el ojo dominante pueden afectar ciertas técnicas. Conocer en un deportista de alto rendimiento cuál es su dominancia permite saber cuáles son sus debilidades y fortalezas ante ciertos momentos del juego.

¿Tienen mejor visión los deportistas de alto rendimiento? ¿Esto puede entrenarse?

La visión se hereda (esta codificada en nuestros genes) y es real que muchas personas tienen una agudeza visual superior al promedio de la población, lo cual es resultado afortunado de la herencia y la idiosincrasia biológica de cada persona. Quizá históricamente sus mejores capacidades los han seleccionado naturalmente a lo largo de la vida para una actividad determinada. Pero, por otro lado, debemos tener en cuenta que la visión se desarrolla dentro de los primeros años de 0 a 100 %, y la agudeza visual que alcancemos en la primera década será la base de la visión para el resto de la vida. Y en esto tenemos injerencia. La detección de enfermedades y su tratamiento temprano se vuelve fundamental, y en los últimos años nos hemos vuelto mucho más conscientes de ello. Si detectamos tempranamente y corregimos los errores refractivos a temprana edad podemos alcanzar una agudeza visual completa. Los hábitos saludables desde temprana edad son también importantes.

Además, existe lo que se llama neuroplasticidad, y nuestro cerebro aprende hasta el final de la vida. Las capacidades propias del sistema visual son integradas al control del sistema nervioso central, que recepta la información, decide y acciona en consecuencia, ejecutando una respuesta motora, por mecanismos conscientes e inconscientes. Los atletas de alto rendimiento logran explotar estas funciones estimulando capacidades como la coordinación mano-ojo, o adquiriendo aptitudes como el sostén firme de la mirada por más de 100 ms en un objeto o locación (ojo quieto) logrando así una concentración máxima en situaciones de estrés, con un procesamiento mental más rápido y una mejor respuesta motora. También pueden entrenarse decisiones y estrategias basadas en ciertos detalles visibles, memorizando incluso experiencia visual específica, y ejercitando la respuesta motora, hasta hacerla subconsciente.

A continuación, se muestran las características visuales de los deportistas de alto rendimiento:

Agudeza visual de deportistas
Sensibilidad al contraste en deportistas vs no deportistas
Estereopsis en deportistas de ligas mayores y menores

Imaginemos cual es la importancia del estudio de la salud visual en el deportista, a cualquier edad, y el impacto de atender enfermedades que afectan la visión y disminuyen su performance.

Los niños, su plasticidad visual, y la práctica deportiva

Muy importante es la detección de enfermedad en la infancia, considerando que ahí es cuando se da la maduración estructural y funcional del sistema visual, y el cerebro. Diversas enfermedades visuales, desde vicios de refracción (miopía, astigmatismo, hipermetropía), anomalías neuromotoras (estrabismo) e incluso enfermedades más complejas de córnea, cristalino, retina, y nervio óptico son pasibles de detección, tratamiento, corrección óptica y adaptación. Si existiese alguna anomalía congénita no pasible de curada, con una secuela permanente, la infancia es el mejor momento para la rehabilitación y la adaptación, porque es cuando mejor y más rápido aprendemos. Justamente en la infancia se dan las primeras experiencias deportivas. Y es cuando deberíamos evaluar, detectar, curar, o corregir dando las herramientas para desarrollar, adaptar e integrar de la mejor manera posible, haciendo de la experiencia deportiva algo enriquecedor, y no frustrante. Recordemos que los niños son los más vulnerables y muchas enfermedades visuales pueden pasar desapercibidas, el comienzo de la actividad deportiva es también otra oportunidad ideal para la pesquisa.

Cuando a un niño se le indica un lente el fundamento esta en asegurar el estímulo necesario para el desarrollo visual normal, y la indicación es full time. Esto no debe ser un impedimento para realizar actividad deportiva, por el contrario, será saludable y enriquecedor para el pequeño paciente hacer actividad deportiva con su mejor corrección óptica. Lejos de estigmatizarlo y apartarlo (como antaño), tenemos que integrarlo. Y existen hoy en día lentes deportivos específicos para tal fin, de materiales seguros (policarbonato), flexibles y para toda actividad (incluso antiparras). A partir de los 9 años pueden recomendarse lentes de contacto para deporte. Debemos consultar y asesorarnos ante la inquietud.

La visión en juego. La seguridad en el deporte

Si bien, un trauma ocular puede ocurrir en cualquier circunstancia, el 50 % de las injurias oculares ocurren durante actividad deportiva o recreativa, más incluso en niños y adolescentes. Estos son datos de AAPOS (American Academy of Pediatrics Ophthalmology and Strabismus).

Los deportes que mayor incidencia de trauma tienen son squash, tennis, fútbol, softbol, golf, básquet, boxeo, rugby y hockey. Algunos accidentes pueden ser graves y comprometer la visión gravemente y de forma irreversible. Los golpes contusos pueden producir fracturas de órbitas, cataratas traumáticas, lesiones en párpados y cornea, hemorragias intraoculares, desprendimientos de retina, lesiones del nervio óptico, e incluso estallido del globo ocular.

La mejor medida preventiva es usar protección ocular con lentes específicos de materiales ligeros e irrompibles, además de marcos especiales. Por supuesto la prevención también está en contar con un buen estado físico y visual.

Otras injurias posibles se asocian al efecto de la radiación solar (esquí, alpinismo, vela, ciclismo, maratón), agentes químicos (natación, waterpolo, saltos), cuerpos extraños (ciclismo, vela, atletismo, running). Existen anteojos protectores especiales para deportes al aire libre, con filtro UV para disminuir el efecto nocivo y acumulativo de la radiación solar que aumenta el riesgo de cataratas, maculopatias, queratitis, conjuntivitis, y lesiones en la piel de los párpados. También existen antiparras para actividades acuáticas, en las cuales puede incorporarse la graduación necesaria, según las indicaciones del paciente.

La práctica deportiva al aire libre hace que nuestros ojos estén expuestos al ambiente. Las temperaturas extremas, y el viento pueden generar sequedad ocular. Resulta que el film lagrimal actúa como una lente refraccionando la luz, además nutre y protege la superficie ocular, contribuyendo a la transparencia y normal funcionamiento de la córnea. El uso de gafas protectoras y lágrimas artificiales puede ser muy útil en los pacientes con diagnóstico de Síndrome de Ojo Seco, quienes experimentan disminución de la agudeza visual, ardor, ojo rojo y sensación de cuerpo extraño. Los oftalmólogos pueden diagnosticar este síndrome a través de test que se realizan con el biomicroscopio y que permiten cuantificarlo y observar su evolución tras la medicación específica.

Los choques, las caídas, las contusiones craneales y corporales de distinta gravedad pueden darse también a partir de un problema de visión no diagnosticado, por lo cual se recomienda consultar al oftalmólogo antes de iniciar una actividad deportiva.

Categorías de deportes con riesgo de injuria ocular (practicante sin protección) según la Academia Americana de Oftalmología (AAO)

Los beneficios del deporte en la visión

Practicar deporte es beneficioso para la salud. Es saludable para el aparato cardiovascular, osteoarticular, respiratorio, sistema nervioso, etc. Pero también es saludable para la visión.

Actualmente existe un llamativo incremento de la prevalencia mundial de miopía. Un 27 % de la población mundial es miope actualmente y se espera que el 52 % de la población este afectada en 2050. La miopía (mala visión lejana) no solo afecta la calidad de vida sino también aumenta los riesgos de enfermedades como desprendimiento de retina, catarata, glaucoma y maculopatias. Además, implica una pérdida económica global estimada en 269 billones de dólares.

La miopía aparece con más frecuencia durante las primeras dos décadas de la vida y se han aislado aproximadamente 50 genes asociados. El factor hereditario juega un rol importante. Sin embargo, existen investigaciones científicas que recientemente han demostrado factores ambientales en juego. Resulta que los niños que pasan más tiempo al aire libre tienen menos riesgo de progresión de miopía. La luz natural actuaria estimulando la producción de dopamina en la retina y disminuyendo el crecimiento axil del globo ocular. Se considera entonces que la luz natural juega un rol importante en el desarrollo de la visión durante la infancia, y cumple un efecto protector contra la miopía.

¿A quién consultar?

Resulta interesante que los deportistas de alto rendimiento consulten a un oftalmólogo con experiencia en el tema, con el objeto de efectuar un examen exhaustivo y un asesoramiento adecuado, tuviesen o no enfermedad visual conocida. Toda recomendación tendiente a la mejora de la performance y de la seguridad será de mucho valor. Además, adultos y niños que practiquen deporte amateur, o por mera recreación saludable también pueden beneficiarse de una revisión ocular preventiva.


El Instituto Santa Lucia Paraná cuenta con un Gabinete de Oftalmología Deportiva, que posee aparatología específica y médicos actualizados en el funcionamiento visual del deportista, con sus implicancias, y estrategias de manejo. Consulte.

Escrito por la Dra María Anglélica Mondino. Instituto Santa Lucía Paraná.

Bibliografía:

  • Laby DM, Kirschen DG et al. The Effect of Visual Function on the Batting Performance of Professional Baseball Players. SCi Rep. 2019;9(1):16847.
  • Laby DM, Rosemban AL et al. The visual function of profesional baseball players. Am J Ophthalmolol. 1996;122(4):476-485.
  • Zwierko T et al. The Effects of Sports Vision Training on Binocular Vision Function in Female University Athletes. J Hum Kinet. 2015;49:287-296.
  • Omar R et al. Visual efficiency among teenaged athletes and non – athletes. Int. J Ophthalmol. 2017;10(9):1460-1464.
  • Buris K, et al. Sensorimotor abilities predict on field performance in profesional baseball. Sci Rep.2018; (8)(1):116.
  • Barret BT et al. Vision and Visual Histry in Elite /Nears –Elite-Level Cricketers and Rugby-League Players. Sports Med Open. 2017; 3(1):39
  • Mohammadi SF et al. Vision Examination Protocol for Archery Athletes Along with an Introduction to Sports Vision. Asian J Sports Med. 2016;7(1): e26591.
  • Holden BA et al. Global prevalence of myopia and high myopia and temporal trends from 2000 through 2050. Ophthalmology 2016;123(5):1036-42.
  • Jeffers JB. An on-going tragedy: pediatric sports-related eye injuries. Semin Ophthalmol. 1990;5:216-223.
  • Vinger PF et al. Shatter resistance of spectacle lenses. JAMA. 1997;277:142-144.
  • Larrison WI et al. Sport- related ocular trauma. Ophthalmology. 1990;97:1265-1269.

Deja un comentario