¿Sabía usted que el 50% de las lesiones oculares ocurren en casa? Si a esto le sumamos la situación actual de la pandemia por COVID-19 en la cual pasamos mucho más tiempo dentro de casa, tenemos como resultado que la gran mayoría de lesiones oculares pueden ocurrir puertas para dentro de nuestro hogar. Hoy te mostraremos algunas formas de prevenir estos accidentes.

¿Qué actividades pueden dañar los ojos en casa?

Si bien pueden ser muchas las actividades que lastimen los ojos, estas son las más importantes por su frecuencia o severidad:

  • Limpieza. Los productos químicos como el blanqueador en los productos de limpieza domésticos causan alrededor de 125.000 lesiones oculares cada año.
  • Reformas del hogar. Los tornillos y las herramientas manuales pueden lanzarse al aire y dirigirse directamente a los ojos. Las herramientas eléctricas también pueden enviar astillas de madera u otras sustancias por el aire y finalmente terminan en los ojos.
  • Trabajar en el jardín. Las cortadoras de césped, podadoras e incluso palas pueden arrojar tierra y escombros al aire. Las ramas, ramitas y espinas también pueden ser peligrosas.

Desafortunadamente solo 3 de cada 10 personas que realizan actividades domésticas utilizan protectores o gafas para los ojos. La buena noticia de todo esto es que con solo el hábito de usar gafas protectoras podríamos reducir el 90% de las lesiones oculares que ocurren en casa. Por lo tanto, insistimos y recomendamos a todos aquellos que realicen actividades o trabajos en la casa que utilicen algún tipo de protección en los ojos.

¿Dónde y en qué situaciones debo cuidar mis ojos en casa?

A continuación te mostramos los principales lugares y situaciones en las que debes proteger tus ojos mientras estás trabajando en tu hogar.

En la casa

  • Al usar productos químicos peligrosos como limpiadores de hornos y lavandina (como ya dijimos, los accidentes que involucran productos domésticos causan 125,000 lesiones oculares cada año). Lea las etiquetas de productos químicos y productos de limpieza con cuidado, y no mezcle productos.
  • Cocinar alimentos puede salpicar grasa o aceite caliente. Use protectores de grasa en las sartenes para protegerse de las salpicaduras.
  • Abrir botellas de champán o de otro tipo. Envuelva una toalla o un paño alrededor de la parte superior de la botella mientras la desenrosca para «atrapar» el corcho. Nunca apunte una botella de hacia otra persona o hacia usted al abrirla.
  • Taladrar o martillar tornillos o clavos en paredes o superficies duras como ladrillo o cemento. Los tornillos o clavos pueden volar en el aire, o pueden salir fragmentos de la superficie.
  • Al usar objetos calientes como las planchitas del pelo cerca de tu cara. El contacto con los ojos puede causar lesiones graves.
  • Alfombras y barandas sueltas u otros peligros que podrían causar caídas o resbalones. Asegure las alfombras con una almohadilla antideslizante debajo. Verifique que las barandas estén seguras y no flojas. Coloque relleno en las esquinas y bordes afilados si tiene niños o ancianos en su casa.

En el patio o jardin

  • Cortar el césped. Primero revise el césped o el área exterior en busca de palos, rocas u otros elementos que puedan salir volando de debajo de la podadora.
  • Usando una recortadora o bordeadora eléctrica.
  • Recortes arbustos o plantas.
  • Al realizar deportes deporte.

En el garaje o taller

  • Usando herramientas eléctricas o manuales. Mantenga sus herramientas en buenas condiciones; las herramientas dañadas deben repararse o reemplazarse.
  • Trabajando con solventes u otros químicos. Asegúrese de que todas las boquillas de rociado estén alejadas de usted.
  • Hacer cualquier cosa que pueda causar que fragmentos o partículas de polvo vuelen en el aire.
  • Atar equipos o cargas con cuerdas elásticas. Los cordones elásticos son un grave peligro para los ojos cuando se rompen.

Debemos recordar además que durante estas actividades, las personas que están en cercanía también están expuestas a los mismos riesgos que aquellos que las realizan. Por lo tanto, ellos también deberían utilizar gafas protectores o alejarse lo suficiente como para evitar el daño. Esto es particularmente importante cuando los niños se acercan a ver a sus padres realizar actividades o trabajos domésticos.

Escrito por el Dr. Alejandro Allocco. Instituto Santa Lucía Paraná.

Deja un comentario