Mucho hemos aprendido desde el comienzo de la pandemia por COVID-19 a finales del año pasado. Entre otras cosas, ahora sabemos que el virus puede contagiarse a través de los ojos y que síntomas como ojo rojo o conjuntivitis pueden formar parte del espectro de síntomas de pacientes con coronavirus. Nuevos estudios sugieren que los niños tienen más manifestaciones oculares que los adultos con COVID-19. Pero antes de entrar en pánico, tengamos en cuenta algunas consideraciones importantes.

Los niños tienen ojo rojo frecuentemente. Y la sola presencia de síntomas oculares probablemente no estén asociados al virus. Pero si el niño ha estado en contacto con personas infectadas, o bien presenta además síntomas de otro tipo como fiebre, tos o dolor de garganta, es prudente considerar una evaluación más profunda.

Un reciente estudio publicado en la revista oftalmológica JAMA Ophthalmology sugiere que los niños con COVID-19 pueden experimentar síntomas oculares más frecuentemente que los adultos.

Investigadores en Wuhan, China, donde se detectó por primera vez el nuevo coronavirus el año pasado, examinaron a 216 niños entre las edades de 2 y 11 años. Todos los niños habían dado positivo por COVID-19 y, aunque muchos pacientes sintomáticos tenían síntomas comunes de coronavirus, como fiebre y tos, el 22,7% de los niños estudiados mostraron «diversas manifestaciones oculares». Estudios anteriores muestran que la conjuntivitis ocurren en pacientes adultos con coronavirus, pero a una tasa mucho menor de 1% a 3%.

Aunque este número pareciera ser elevado, debemos tener en consideración que no se hizo un hisopado del ojo a los niños del estudio para saber la causa exacta de su conjuntivitis. Se está asumiendo que todos los niños con COVID-19 que presentaban ojo rojo en ese estudio lo tenían debido al coronavirus, siendo que pueden haber tenido ojo rojo o conjuntivitis por otras causas. Como bien mencionamos, la presencia de ojo rojo en los niños es bastante frecuente e incluso otras patologías pueden causar conjuntivitis como los resfríos, las alergias, o diferentes tipos de virus o bacterias.

¿Qué hacer si los niños tienen ojos rojos o irritados?

Los chicos con ojo rojo deben quedarse en casa, tengan o no tengan coronavirus. Como mencionamos, otros tipos de conjuntivitis virales son más comunes en los niños y se transmiten fácilmente de persona a persona. Recomendamos seguir estos tips para evitar contagiar a otras personas o re-infectarse:

  • Use una toalla o un pañuelo limpio cada vez que se limpie la cara y los ojos.
  • Lávese las manos con frecuencia. Lávese siempre las manos antes y después de comer, cuando vaya al baño y después de estornudar o toser.
  • Trate de no tocarse los ojos. Si es así, lávese las manos de inmediato.
  • Las bacterias pueden vivir en el maquillaje. La conjuntivitis se puede contagiar mediante el uso de maquillaje e incluso provocar una peligrosa infección de la córnea. No use maquillaje de ojos mientras sus ojos estén infectados. Reemplaza tu maquillaje si tienes una infección en los ojos. Y nunca comparta el maquillaje de ojos con otras personas.
  • Asegúrese de limpiar sus lentes de contacto exactamente como lo recomiende su oftalmólogo.

Si crees que tu hijo/a tiene los ojos rojos consulta a tu oftalmólogo de confianza, ya sea en una visita presencial o bien a través de una consulta por telemedicina.

¿Si mi hijo tiene ojos rojos debe ser testeado para COVID-19?

Es muy poco probable que los ojos rojos del niño se deban a coronavirus si recientemente no ha estado en contacto estrecho con alguien infectado o no haya participado de grandes reuniones sociales. Si efectivamente ha estado en contacto con una persona infectada, o presenta además de ojos rojos síntomas como fiebre, dolor de garganta o tos, consulta a un médico de referencia para que lo evalúe y te diga cómo proceder.

Recordemos que lo primero y principal es no entrar en pánico. Respetar siempre el distanciamiento social y evitar reuniones o intercambios sociales innecesarios. Ante la presencia de síntomas o para erradicar cualquier tipo de duda acude a tu médico de confianza.

Escrito por el Dr. Alejandro Allocco. Instituto Santa Lucía Paraná.

Deja un comentario