Ambliopía (conocida generalmente como Ojo Vago o Perezoso) es la disminución de la visión de un ojo, o los dos, a raíz de una falta de desarrollo de la vía visual cerebral, secundaria a la falta de estímulo. Significa que falta el estímulo visual o “enfoque” indispensable para el desarrollo de la visión en los primeros años de la vida. Y luego de cierta etapa, un ojo queda con menor visión que el otro, de manera irreversible, debido a que el desarrollo visual cerebral finaliza.

La ambliopía es un trastorno pediátrico muy frecuente, con una prevalencia mundial de entre el 1 al 5 % según la población en estudio.

Afecta la calidad de vida de quienes la padecen, excluye de la posibilidad de realizar ciertas actividades laborales, y es muy invalidante si es profunda y bilateral.

Algunos estudios científicos observaron que los niños con ambliopía tienen más dificultad en la lectura, y que aumenta la probabilidad de accidentes.

Si la persona que padece ambliopía en un ojo, a lo largo de la vida y por otro motivo, pierde la visión en el otro ojo, sufrirá de una invalidez seria.

Las causas de ambliopía son:

  1. Los defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, principalmente cuando son elevados, o existe diferencia significativa entre un ojo y el otro.
  2. Estrabismo: cuando un ojo pierde el paralelismo con respecto al otro, la corteza cerebral lo suprime. El 50 % de los estrabismos generan ojo vago.
  3. Cuando existe deprivación del estímulo visual, ej catarata congénita, ptosis palpebral (parpado caído), enfermedades de la córnea que producen opacidad. La ambliopía por deprivación es menos frecuente pero más grave.

¿Puede tratarse la ambliopía?

Por supuesto que puede tratarse, si es detectada temprano, en la primera década de la vida. Luego es más difícil, porque a medida que pasa el tiempo el área visual cerebral finaliza su desarrollo y pierde plasticidad. Cuando se detecta en la adultez es imposible.

¿Cómo detectarla a tiempo?

Ver menos con un ojo no produce síntomas llamativos para el pediatra ni los padres, el pequeño paciente adaptado a esa situación, y que no conoce cómo es ver de otra manera, no se da cuenta. Por eso lo más importante es el control preventivo desde el nacimiento, y periódico.

Más aún si hay antecedentes familiares de enfermedad visual, o si el paciente es prematuro, porque estos son factores de riesgo.

¿Cómo se trata la ambliopía?

En general se trata la causa base, si es un estrabismo se trata el estrabismo, si es una miopía la miopía, si es una catarata la catarata, etc.

Generalmente el tratamiento involucra el uso de lentes y oclusión de un ojo con parches. Hoy en día existen alternativas más modernas como gotas que penalizan el estímulo en el ojo dominante, lentes digitales de cristal líquido, y hasta videojuegos para dispositivos electrónicos. El concepto actual es hacer que estos tratamientos sean más fáciles de llevar adelante por las familias y tengan más aceptación por los pequeños pacientes, para que se cumplan mejor.

Los Oftalmólogos Especialistas en Oftalmología Infantil contamos con las herramientas para diagnosticar y tratar la Ambliopía en todas las edades, además del entrenamiento para detectar sus factores de riesgo, y la actualización en los protocolos. Ambliopía es lo que hacemos todos los días en el consultorio. Consulte.